Como conectar con alguien que nos gusta

COMO CONECTAR CON ALGUIEN QUE NOS GUSTA

Casi todas las personas que buscan pareja, cualquiera sea su edad, tienen el mismo problema: cómo establecer contacto con alguien que les gusta, intercambiar unas palabras sobre temas comunes sin ir más allá. La verdad es que cada día tenemos oportunidades de encontrar una persona que nos guste: en la estación del autobús, en el supermercado, en la iglesia, en clase, en el gimnasio, en la cafetería, en la biblioteca.


 Espero que estas sugerencias le ayuden a conectar exitosamente con esa persona.


1. Contacto ocular Tiene que haber un pequeño juego de miradas. Él la mira. Usted lo mira. Miras hacia otro lado. Lo miras de nuevo. Te mira de nuevo. Sonríe... ése es un comienzo.


 Caballeros: mantengan su vista en la mujer que los ha cautivado hasta que ella les devuelva la mirada... y tal vez sonría. Entonces, acérquense a ella y comiencen la conversación. La forma más sencilla es presentarse ("Hola, me llamo..., ¿y usted?") y decir algo bonito sobre ella: sobre su cabello, el color de su ropa o cualquier otro detalle bonito y femenino sobre su apariencia. Luego, MUY IMPORTANTE, diga algo bonito sobre su personalidad (la de ella, quiero decir): no sobre el aspecto físico, sino a nivel intelectual. ¿Le parece ella una persona dulce? ¿Ha notado que tiene una fuerte personalidad? ¿Éso le cae bien? Bueno, adelante, dígaselo. El impacto justificará el esfuerzo.




 2. Sonría. Es la forma más simple de establecer un contacto amable. No mucha gente lo hace, y sin embargo la sonrisa es algo que transforma el modo en que somos percibidos. Ejercicio: Sonría al menos a cinco desconocidos al día: personas que entran o salen de su edificio de trabajo, alguien que se cruza con usted al subir al autobús, alguien que ha cruzado en el supermercado. Tenga cuidado de no hacer el tonto: una simple mirada, una sonrisa breve mirando a los ojos, tal vez un "buenos días", y siga de largo. Intente coger el hábito; se sorprenderá del impacto que puede causar en los demás. Sonreír es invitar, y muy pronto se convertirá en un reflejo que le permitirá avanzar. Uno de mis compañeros de trabajo consiguió un ascenso no sólo por sus capacidades profesionales, sino porque le dió al entrevistador la impresión de ser una persona amable, con quien es fácil llevarse bien. Y todo por saber sonreír.






3. Inicie la conversación. La manera más sencilla de iniciar una conversación es hacer una pregunta. Luego, continúela con alguna breve anécdota sobre la situación. Por ejemplo, si está en el supermercado y ve a esa persona "especial" cerca del sector de legumbres, excúsese y pregúntele qué marca o qué tipo le recomienda. Cuando ella responda, cuéntele algún chiste que conozca al respecto o algo que le haya ocurrido a usted con las legumbres cuando era niño/a


 Reír o hacer reír a otra persona es una virtud que debe desarrollar. Algo importante: no piense en el rechazo, o se paralizará. Si su interlocutor/a no se muestra interesado/a, dígase a usted mismo/a que debería tener alguna buena razón: tal vez esté ya involucrada en otra relación o no esté lista para comenzar una nueva... etc. Siga adelante. Muy importante: no permita que uno o dos rechazos lo disuadan de seguir buscando a esa persona especial que espera. Si usted no se hace cargo de su vida amorosa, ¿quién lo hará?




 4. Siguiente paso: número telefónico. Después de establecer contacto, intercambie números telefónicos. Ofrezca el suyo o pida el de el/ ella. Sencillo. Ofrecer su número es la mejor idea, pues le deja a la otra persona la decisión de llamarlo. O no.




 Así nadie resulta herido. Usted puede conocer a muchísimas personas de esta manera, y convertirse en una buena opción. Cuanto más personas conozca y cuantas más citas establezca, más confianza sentirá en usted y resultará más atractivo a los ojos de los demás. Diga cosas como ésta: "Me has parecido una persona muy agradable y me encantaría tomar un café contigo. No tengo mucho tiempo ahora mismo, así que te dejaré mi número telefónico para que, si quieres, me llames la semana próxima y quedemos. Me ha encantado conocerte". Puede hacer la invitación poco después de iniciar la charla, y dejar que la persona decida si lo llamará.




 Así no hay presión para nadie. Imagine que hace ésto con tres personas a la semana: es probable que desarrolle una vida social muy activa. Muchos de sus amigos lo envidiarán. Éstas son unas ideas básicas de cómo conectar con la gente. Sean creativos y traten otras de su cosecha.




 Lo peor que puede ocurrir es que alguien le diga "no". Lo mejor, es que tal vez encuentre a la persona de sus sueños...

 

Escribir comentario

Comentarios: 0