Te extraño...

Todavía no conozco a nadie que no haya echado de menos alguna vez, a esa persona especial que tenía en su vida y que ahora no está porque esa persona ha preferido ocupar otro sitio. Supongo que esto de extrañar es cómo la gripe, nos dan muchos consejos para aliviarlo pero sea como sea hay que pasarlo, y os aseguro que tarde o temprano se pasa.

Cómo siempre vamos a intentar apuntar ideas para utilizarlas como analgésico en ese momento que echamos de menos, y no tenemos otra cosa que observar ese lugar que se ha quedado vacío, y echamos en falta la presencia de esa persona que nos hacía sentir tan bien y con la que compartiamos tan buenos momentos...

 

  • Primero debemos de querer de verdad que esa sensación desaparezca y no caer en la sensación de desesperanza y regocijarnos en lo mal que estamos. No sirve de nada sentir lástima de nosotros mismos, ni preguntarnos qué hemos hecho mal o qué no hemos hecho. Porque de todo se sale, tarde o temprano se sale, y claro está, vamos a intentar que sea lo antes posible ¿no?.

 

  • No debemos de engañarnos y dejarnos sentir lo que verdad sentimos, dolor, pena, desamor, y si hay que llorar se llorará, pero un ratito y ya está. Tenemos que ir desprendiéndonos de las cosas que nos recuerden a esa persona, tirarlas o guardarlas en algún lugar no muy a la vista, para evitar lo posible pensar en ellas.

 

  • Una buena idea es cambiar los hábitos cotidianos que nos recuerda a esa persona, intentemos no recordar a cada momento lo que hacíamos con ella después de comer, o pensar que estará haciendo... Vamos a preocuparnos sólo de lo que queremos hacer nosotros, de lo que estamos haciendo y de lo qué haremos.

 

  • Evita pensar en esa persona y encauza tus pensamientos a las cosas que te gustaban hacer antes de conocerla, tu música favorita, aquel libro que te gusto tanto, o aquel grupo de gente con el que el que te lo pasabas tan bien.

 

  • Intenta conocer gente nueva, y si se dá el caso y conoces a una persona interesante, evita hacer comparaciones, sé que es inevitable, dale una oportunidad de que te conozca y tú también de conocerla.

 

  • Cómo en otros temas que hemos hablado, el guardar rencor tampoco es buena opción, quizás es inevitable, pero hay que intentar que la huella de esa persona desaparezca por el momento, tanto lo bueno como lo malo.