Cómo hacer que tu pareja sea cada día un poco más sólida

En nuestra relación de pareja hay que crear un espacio único, renunciar a uno mismo para ganar al otro.

Hay que crear las condiciones necesarias para que la pareja tenga vida propia.

Con el paso del tiempo, si no orientas el rumbo constantemente, puedes acabar viendo solamente lo que está mal.

Nuestra pareja es también nuestro socio, un socio con el que hay que aprender a negociar.

 

Establece un plan de fidelización: Procurad estar juntos a menudo, aunque la agenda no lo marque. Proponte quedar con tu pareja para comer o cenar fuera de casa. Celebrad lo que sea.

 

El beso matutino. No te olvides besar a tu pareja al darle las buenas noches o los buenos días. Y si el gesto inocente acaba en algo más, bienvenido sea.

 

Forma parte de la casa. Eso significa disfrutes y también responsabilidades. Recuerda que si no haces tus deberes otra persona tendrá que hacerlos por ti. Probablemente en una empresa te despedirían. No te la juegues en la empresa de tu pareja.

 

Piensa en los demás. No vives solo, así que tu ritmo debe adaptarse a veces al de otras personas: la pareja, los hijos, etc. No te trates a ti mismo como el centro del mundo. No lo eres

.

Cuida tu aspecto físico. Cuidad la tripa, el olor corporal, la higiene... esas pequeñas cosas.

Aplaude sus logros. Valora todo lo que hace la otra persona por la relación. Aprécialo y agradécelo verbalmente, con detalles de reconocimiento, invitaciones improvisadas, etc

Escribir comentario

Comentarios: 0